El verdadero lenguaje del amor

    • ¿Estás enamorad0?
    • – Sí.
    • Enhorabuena, se te notaba, se te ve contento. 
    • – Gracias, lo estoy.
    • Y, ¿quién es tu chica?
    • – No tengo chica, es un amor no correspondido. 
    • Vaya, lo siento. Y entonces… ¿por qué estás tan contento?
    • – Hacía mucho que no sentía, y sentir amor es algo genial. No depende de la otra persona, depende de uno mismo. 
    • Pero si la otra persona no te corresponde, duele. No entiendo tu felicidad. 
    • – Yo no quiero a alguien porque espere algo en retorno. El amor no es una transacción. Surge de dentro de uno mismo, y es un sentimiento que provoca felicidad. La gente que quiere y espera (y exige) amor en correspondencia no siente amor de verdad. Siente algo diferente.
    • Vaya, en realidad es cierto, pero es tan difícil aceptar eso y no pensar en lo que podría ser…
    • – No me centro en la otra persona, me centro en mí mismo, y mientras quiero, sea a quien sea, sea correspondido o no, me siento bien y me convierto en una mejor persona.

     

    Así comencé mi día de San Valentín, con una conversación que surgió de la nada, con unas reflexiones que salieron de mi boca sin pensarlas demasiado, y con unas reflexiones posteriores que me han invitado a escribir este artículo.

    foto_0000000920160219021457

    “Llevaba tanto sin sentir, que recuperar esas ganas de compartir y de vivir que el estar enamorado despiertan no las cambio por nada. No se trata de forzar, sino de disfrutar. No se trata de esperar, sino de aportar.” – Jesús Sánchez-Camacho Matilla

    Hace un par de años, realizando un proceso de coaching a una de mis clientes le pregunté cual era su definición del amor, y su respuesta fue ésta:

    • “Pues amor es cuando piensas todo el tiempo en la misma persona, cuando quieres estar siempre con ella, cuando te preguntas que estará haciendo cuando no estáis juntos, y cuando tienes siempre ganas de escribirla y preguntarle. No sé….”

    Al escuchar esa definición le invité a sacar su móvil, y buscar la palabra obsesión en el diccionario. Y así lo hizo: “Estado de la persona que tiene en la mente una idea, una palabra o una imagen fija o permanente y se encuentra dominado por ella.”

    El motivo de que estuviéramos llevando a cabo este proceso de coaching era el fracaso de sus relaciones sentimentales. Una de las máximas del coaching ontológico, el cual practico, es que el lenguaje jamás es inocente. Así como lo utilicemos, así será la realidad que creemos. Esa confusión entre amor y obsesión es un mal aliado a la hora de entender y saber mantener una relación, del tipo que sea.

    Y mi reflexión sobre el amor y el estar enamorado me hizo darme cuenta de que la gente utiliza el término amor sin darse realmente cuenta de su significado.

    “Sabes que estás enamorado cuando no quieres acostarte porque la realidad es por fin mejor que tus sueños.” — Dr. Seuss 

    Confundimos el amor con el deseo, con la obsesión, incluso con la gula y la avaricia de poder, de dominio. Y no lo es.

    “Necesito a esa persona, mi vida no tiene sentido sin ella.” Pensamos que el amor y la felicidad son elementos externos a uno mismo. Y no lo es.

    Cuando se despierta el amor dentro de mí hacia otra persona, veo todo de otra manera, los cristales de las gafas con las que miro a la vida cambian de color. Se vuelven de colores brillantes, veo cosas que antes no veía, disfruto con pequeños detalles que antes ni siquiera percibía. Y eso, no depende de que la otra persona sienta lo mismo o no. Depende de que el botón del amor que hay dentro de mí (y de ti, que me lees) sea pulsado.

    Pensamos que el amor de verdad es aquel que nos dan en lugar de aquel que damos. Y no lo es.

    Todos a lo largo de nuestra vida sufrimos “desamores”. Amores no correspondidos que intentamos forzar para que la otra persona comparta el sentimiento con nosotros. Y lo forzamos tanto, que lo que comenzó con un amor incondicional, se llega a transformar en un odio atemporal. Y no es así. No es así porque ese querer forzar las cosas no nos deja sentir el amor de verdad que surge del corazón propio. Y es que el amor debe comenzar así, propio.

    amor propio

     

    “No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar.” — Albert Camus

     

    Jesús Sánchez-Camacho Matilla

 

Anuncios

Un comentario en “El verdadero lenguaje del amor

  1. Bufff..me hiciste llorar…..porque esa soy yo…………………… Un abrazo y gracias por ser el reflejo de mi esencia en estos momentos.. Siempre practiqué AMOR INCONDICIONAL ante la VIDA….y muchos no entendieron mi lenguaje..porque me da igual que sea hombre, mujer, animalillo, flores….siento AMOR por todo lo que tiene VIDA…..y ese AMOR es puro…. y mi amiga Virgi me mandó esta música.(yo tocabab la guitarra en mis tiempos mozos) .. y entree sa música quee stá sonando y tú escrito..MI ALMA (PAS) persona altamente sensible no pudo remediar….brotar de ella..gotitas de amor…muchísimas gracias…. https://www.youtube.com/watch?v=7jTyvm27EsE

    No se como me llegan tus entradas a mi bandej a de entrada..pero me encanta nutrirme de todo lo que la VIDA me ofrece..Bienvenidas sean!!!!!! 😱😱😱😱😱😱😱☀🏃🍀🌿🎻 Tengo claro algo..he venido a la tierra a empaparme de su belleza…a ayudar a los demás y a EVOLUCIONAR sin parar..cada año de vida descubro cosas nuevas y eso me llena de PLENITUD….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s