PRE-ocupación

Cuando mi mente y mi tiempo están ocupados en algo que aún no ha sucedido, estoy PRE-ocupándome por algo.

PRE-ocuparme con antelación por algo me genera zozobra y nerviosismo. Y cuando esa preocupación se prolonga demasiado en el tiempo suele derivar en problemas psicológicos como trastornos de ansiedad o incluso depresión.

Las PRE-ocupaciones nos sacan del momento presente, nos agarran por los pies y nos arrastran hacia un futuro inexistente creado únicamente por nuestra mente.

“No deberías inquietarte por lo que aún no ha sucedido, puesto que la única forma que tiene el futuro para dañarnos es lograr que nos preocupemos” – Christopher Paolini (Eragon)

Ancla-en-tierra

Hace muchos años, coincidí trabajando en un albergue de multiaventura con un compañero muy especial. Su estado anímico siempre era tranquilo. Yo sin embargo, me aceleraba enseguida, muchas veces por el mero hecho de adelantar los acontecimientos en mi cabeza. Una noche nos juntamos todos los monitores para conversar junto al fuego de la chimenea, y allí le pedí consejo para eliminar esos nervios y poder llegar a mantener la calma de la misma manera que él lo hacía. No me respondió, sólo me dijo que cuando llegara el momento, yo averiguaría cómo hacerlo.

Hay cosas que no dependen de nosotros, por mucho que le demos a nuestra cabeza una ocupación previa a que sucedan.

“¿Y si me despiden?” Si yo cada día hago mi trabajo de la mejor manera posible, el que me puedan llegar a despedir no depende de mí. Si eso sucede algún día, buscaré la solución.

“¿Y si me está engañando?” Que yo confíe en una persona depende de mí. Eso muestra mi respeto y mi empatía hacía esa persona. Si después decide mentirme, no será culpa mía, sino a que él o ella ha decidido hacerlo por algún motivo. Entonces, después de eso, decidiré si  quiero que mi relación y mi confianza con ella sigan funcionando.

“¿Y si le pasa algo a un ser querido?” El número de condicionantes de salud, de tráfico, de personas, etc. es tan elevado, que introducirme en el caos circular de todas las cosas que pueden salir mal no nos lleva a ningún sitio. Del mismo modo podríamos meternos en el abanico de todas las cosas buenas que pasan a diario, por lo que deberíamos estar tranquilos.

“No hay motivo para tener un plan B. El plan B nos distrae del plan A” – Will Smith 

Y si algo no sale cómo esperábamos que saliera, generemos un nuevo plan A. Hasta que eso suceda…

La negatividad ha envuelto nuestras vidas. Una negatividad generada por nosotros mismos.
Fisiológicamente, tardamos lo mismo en ocupar nuestro cerebro con una buena noticia que con una mala; sin embargo, casi siempre elegimos la mala.

“Mi vida estuvo llena de desgracias, muchas de las cuales nunca sucedieron” – Jorge Salinas (La Chica de los Ojos del Color de mi Piscina)

Y es que el 70% de los miedos que tenemos, no llegan a suceder nunca. Muchas veces utilizamos todas esas preocupaciones, esas falsas creaciones de lo que nos deparará el futuro, como excusas para no hacer algo. Algo que, en muchas ocasiones decimos que queremos hacer, pero que en realidad no es así.

2328551_w2

“Que no nos PRE-ocupemos por algo (que aún no ha sucedido) no significa que no nos importe si llega a suceder. Significa que me importa mi momento presente, valoro mi tiempo y mis prioridades, y sé distribuir mi mente a la vez que gestiono mi tiempo. Des-PRE-ocuparse es sano. Ocuparse de las cosas cuando lo merecen, también”
– Jesús Sánchez-Camacho Matilla

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s