Funciona(?)rio

“Mantener una línea de trabajo y beneficio durante un número determinado de años cuesta mucho. Cuesta mucho. Tienes que trabajar muy duro. Pero el trabajo es verdad que se premia. Y los que han conseguido cosas se les respeta de por vida. Pase lo que pase después…Darse uno cuenta de que las cosas se pueden conseguir, de que no hay sueños imposibles. Si yo lo he conseguido, cualquiera lo puede conseguir. Se trata de soñar y trabajar muy fuerte. De soñar muy fuerte. Y después de tener la capacidad de sacrificio para irte al lugar, empeñarte y trabajar, y levantarte siempre. Eso los americanos lo tienen clarísimo…Hubo unas encuestas (esto es un poquito duro de reconocer) en unas universidades de Andalucía y se les preguntaba qué querían ser cuando salieran de la universidad. Y el 75% querían ser funcionarios. Esa misma encuesta se había hecho en los Estados Unidos y el 75% querían ser emprendedores, es decir, dueños de sus propias vidas y no querían estar en una oficina, ni con un jefe por arriba, querían tener una idea, agarrar unos cuantos amigos, desarrollarla y pelearse por ella. Y así surgen los Facebook, los Google, los Mac, y todas esas historias. Con ese espíritu. Con un 75% de gente que quiere ser funcionario no se hace país. Se hace país con gente que se la juega…” – Antonio Banderas

Y así comienza este artículo. Con una reflexión en voz alta de Antonio Banderas en el programa de “El Hormiguero” hablando sobre una “pequeña” diferencia social (y también añadiría los apellidos de “educativa” y “económica”) entre España y Estados Unidos.

En este artículo no voy a criticar a ningún colectivo, ni mucho menos. Es cierto que los funcionarios son parte activa y necesaria en cualquier país del mundo y, por lo tanto, otro modelo más de trabajo y “supervivencia”. Lo que sí que podría entrar en valoraciones sería el alto porcentaje de “candidatos” que buscan y desean estos puestos.

“Yo siempre he sido un emprendedor, pero nunca ha sido una cuestión de dinero. Me gustan los retos, cuanto más difíciles mejor” – Terry McAuliffe

¿Qué buscan todas estas personas? ¿Estabilidad? Ya hablé del verdadero sentido de la estabilidad en otro de mis escritos. ¿Seguridad? En esta vida hay pocas cosas que se puedan dar por seguras y, generalmente, las que lo son no nos gustan demasiado.

¿Cuál es el proceso que debes seguir para ser funcionario? Lo primero que debes hacer es dedicar tu tiempo y tu vida a estudiarte unas oposiciones y, según cuales sean, entrenar para aprobar las pruebas físicas. Debido al gran número de solicitantes, dedicarle horas y horas y dar el máximo, no garantiza el éxito, ni te permite determinar un plazo de consecución de objetivos. Además, en muchas de ellas, la decisión final depende de una persona o de un jurado que puede echar por tierra todo tu trabajo previo.
Aún así, como dije al comienzo, es una opción igual de válida que cualquier otra. Si de verdad quieres eso, ves a por ello y no ceses en el empeño.

funcionarios

“Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar” – Paulo Coelho

Unos 200.000 trabajadores en España tienen un contrato fijo discontinuo. Se usa para empleos de temporada: durante el tiempo que dura la actividad el trabajador tiene un contrato fijo y en los meses de inactividad cobra el seguro de paro. Hace años que el colectivo de maestros forma parte los contratos “indefinidos/fijos discontinuos”.
Un contrato laboral indefinido en España se caracteriza por carecer de límite de tiempo en la prestación de los servicios. En principio, el contrato indefinido refleja estabilidad en la empresa por parte del contratado y compromiso por parte del contratante.
El hecho de que sea indefinido no tiene por qué ser necesariamente a tiempo completo o a jornada parcial, también puede tratarse por prestación de servicios, que serán fijos o discontinuos.
Fijo. ¿Por qué se llaman contratos “fijos”? Porque “fijo” que no llegas a comprarte la casa de tus sueños, porque “fijo” que tu jefe no dejará que ganes más que él, porque “fijo” que la empresa determinará el número de días de vacaciones que tienes al año…
Indefinido. Sí, ciertamente está indefinido el “cuándo” la empresa puede “necesitar” prescindir de tus servicios.
A pesar de que no voy a poder escuchar vuestra respuesta, me atrevo a lanzaros una pregunta a todos los que leáis estas líneas. Piensa en el primer contrato FIJO que tuviste en tu vida. ¿Hace cuántos años fue? Ahora piensa en los años que han pasado y respóndeme a esto: ¿aún conservas ese empleo, y ese contrato? La respuesta, haciendo caso a la palabra que define el tipo de contrato, debería ser (fijo) que sí. Y sin embargo, estaría dispuesto a afirmar que la mayoría estáis respondiendo mentalmente que no. ¿Da qué pensar?

razones-iniciar-negocio

Ser emprendedor significa “riesgo”. Parto de esta premisa pero, como ya hice mención en líneas arriba, hay tan pocas cosas en la vida que podemos dar por seguras, que la propia vida es un riesgo. Ser emprendedor significa ser tu propio jefe, tener una idea de negocio, conciliar vida personal y profesional, tener la necesidad de crear e innovar. Por supuesto que llevar a cabo todo esto no es fácil, asusta, y conlleva un gran compromiso y esfuerzo.
Siendo emprendedor, ¿tienes la posibilidad de ganar más que tu jefe? Tú eres tu jefe y, por lo tanto, los beneficios dependen exclusivamente de las decisiones que tomes y de cómo las lleves a cabo. ¿Puedes ajustar tus horarios a tus necesidades personales? Tienes esa posibilidad y, en mi opinión, ese derecho y obligación. Todo en la vida está basado en prioridades, pero cuando somos conscientes de los resultados y consecuencias de nuestros actos, todo es más sencillo de llevar a cabo. ¿Ser emprendedor te permite soñar con la casa de tus sueños? “Soñar fuerte. Y después tener la capacidad de sacrificio”. Palabras de Antonio Banderas que aparecen en mi introducción.

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida” – Confucio

Trasnochar, darle vueltas a una decisión importante, riesgo financiero, aprendizaje a través del error…no todo iban a ser “buenas noticias”. No. El punto es si quieres hacer todo eso por y para ti, o si prefieres hacerlo para otra persona.

“El liderazgo y la buena comunicación se antojan imprescindibles para el buen desarrollo empresarial emprendedor. Sinergias. Crecimiento. Apoyo y confianza en el que te acompaña en el camino. En esta vida hace falta gente trabajando y ocupando todos los puestos laborales. La pregunta es, ¿qué te mueve a ti a decidirte por una u otra opción? ¿Tu motivación, o tus miedos?”
– Jesús Sánchez-Camacho Matilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s