El Hábito de la Salud

La salud debiera ser un hábito, una actitud, y no algo aparentemente temporal que nos proponemos como objetivo cuando el médico o la báscula nos dan alguna mala noticia.

Ya destaqué en otro de mis artículos las diferencias entre “Alimentación y Nutrición“. Si bien generalizar nunca es bueno, es cierto que un porcentaje demasiado elevado sigue utilizando la palabra dieta de manera errónea. La utilizan para describir un cambio en sus hábitos alimenticios en un momento concreto que suele ser temporal y que termina una vez alcanzamos el objetivo marcado. El título de este artículo hace referencia a la salud precisamente en lo referente a los hábitos de vida que cada uno de nosotros mantiene de manera prolongada.

La salud se compone básicamente de tres estadios: nutrición, deporte y descanso. Es innegable que existen valores ajenos, como la genética, que pueden alterar nuestro estado de salud en un momento dado. Pero como sucede en casi todos los ámbitos de nuestra vida, debemos centrarnos en aquello que está en nuestra mano. Los tres estadios de salud a los que hago referencia dependen en mayor medida de uno mismo.

La nutrición como hábito, y no como algo que hacemos de manera temporal para alcanzar un estado deseado. El cuerpo necesita hidratos de carbono, proteínas y grasas (macronutrientes), vitaminas y sales minerales (micronutrientes). Controlar su ingesta para proporcionar los porcentajes idóneos para que todo nuestro organismo funcione lo mejor posible es algo que hacemos, o que no hacemos. Lo introducimos en nuestro día a día hasta que lo convertimos en un hábito saludable, o se convierte en un hábito dañino.
Quedar un día a la semana a cenar con los amigos y no prestar atención al índice calórico o al porcentaje de macronutrientes que proporcionamos al organismo no es un problema, porque hacerlo una vez a la semana no es un hábito. Además, si hemos “educado” a nuestro cuerpo mediante unos hábitos correctos, el día que abandonamos el “buen camino” y decidimos “pecar”, el organismo no nos castigará demasiado y no retendrá en exceso las “calorías extra” que le estamos regalando.
En la nutrición, como en la vida, no son los actos aislados los que proporcionan buenos o malos resultados, sino aquellos actos que convertimos en hábitos y hacemos de manera repetida.
Las “dietas” temporales suelen tener resultados, pero también suelen ser abandonadas rápidamente. Invito a la gente a introducirse en la educación de la nutrición, en aprender los “porqué” y también los “para qué” de unos buenos hábitos. No se trata de prohibir nada concreto, sino de eliminarlos de tus rutinas.
Existen marcas como “Herbalife” que ayudan a controlar las calorías que consumimos durante el día y, de esta manera, poder controlar nuestro peso. Además del control de peso nos proporcionan todos los nutrientes que el cuerpo necesita, aportándonos energía y vitalidad. No existen los productos ni las marcas milagro. Quién venda algo como tal, está únicamente buscando lucrarse y engañar a la gente. Pero este tipo de productos aportan y suplen las carencias nutricionales que hoy en día tienen muchos de los alimentos que consumimos.

935e4961480a0c0bed8b7a6d20634e71.jpg

“El hábito hace al monje, pero es el monje el que decide dejárselo puesto o cambiarse y ponerse otro diferente” – Jesús Sánchez-Camacho Matilla

La nutrición es la responsable casi al 80% de nuestra salud. La obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades dentales y la osteoporosis son las primeras causas de muerte en el mundo, y con ejercicio y una buena nutrición se reduce el riesgo de padecer dichas enfermedades. El ejercicio representa alrededor del 20% de nuestra salud, y la OMS recomienda, al menos, 30 minutos de ejercicio diario a intensidad media alta.

Tanto la nutrición como el deporte son hábitos de nuestras vidas. Tanto el mantenimiento de una nutrición saludable como de una que no lo es, de un deporte diario y continuado como de un sedentarismo abusivo. Todo lo que hacemos en nuestras vidas depende exclusivamente de nosotros. Es común el uso de excusas para permanecer estancados en nuestras malas prácticas:
“Y entonces cuando mis amigos estén cenando una pizza, ¿yo qué hago, me tomo un batido?”; el resultado de nuestros actos nos beneficia o nos perjudica exclusivamente a nosotros mismos, por lo que cada uno debe ser consecuente con sus decisiones y con sus actos.
“Pero a mí la cerveza me encanta y no quiero dejar de tomarla”; está bien todo lo que uno mismo decida (entendiendo por bien que cada uno es libre de tomar sus decisiones y de ser responsable con sus consecuencias).

Si para ti, que me lees, el hecho de pasar los fines de semana en el bar tomando cervezas con los amigos es algo prioritario que no quieres cambiar, he de decir que es una decisión muy respetable. A su vez, lamentarse después por el sobrepeso o por otras consecuencias derivadas de estas prácticas no es congruente. Todo hábito puede ser cambiado, pero para ello ha de existir una voluntad creada libremente en cada persona.

La excusa del “no tengo tiempo” para evitar hacer ejercicio cuando no nos gusta, o para preparar comidas más saludables ya no tiene sentido: el deporte se puede hacer en casa cuando existe voluntad, y existen suplementos nutritivos como el batido F1 de Herbalife que no necesitan gran preparación y contienen todos los nutrientes necesarios para el organismo.

A todos aquellos que utilizáis el “no tengo tiempo” os lanzo una pregunta:
De 24 horas que tiene el día, ¿no crees que te mereces al menos 1 hora diaria para ti mismo? Para hacer ejercicio, para preparar tu comida saludable, etc.

Bebiendo-y-comiendo-en-sillon-619x346.jpg

Tu Reto Saludable” depende tan sólo de ti mismo. Lo único que te separa de tu estado de forma ideal, son las excusas que tú mismo te dices. Querer no es poder, poder es hacer. ¿Hasta cuándo vas a seguir perjudicándote a ti mismo y quejándote de las consecuencias después?
– Jesús Sánchez-Camacho Matilla

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s